La culpa fue del gato

Reloj de sol de la Casa de los Guardas de Zacatena. Fuente: Proyecto Paisajes de Tierra y Agua

En junio de 1733 la Casa de los Guardas de Zacatena fue presa de las llamas. El incidente no pasó de ser un leve incendio, pero dejó una huella lo suficientemente perceptible como para que el teniente de Guarda Mayor de la Dehesa considerara oportuno dirigirse al Consejo para reclamar que el máximo organismo de gobierno de la Orden de Calatrava concediese permiso para iniciar una reforma de la Casa.

Situada junto al molino del Navarro y cayendo hacia el extremo oriental de Zacatena, la Casa de los Guardas era el epicentro de la vida de la dehesa. A ella acudían propios y extraños y en ella se alojaban permanente o temporalmente «las guardas juradas» que velaban por la buena conservación del monte y por el cumplimiento de las Ordenanzas que regulaban la vida del lugar.

El fuego era el epílogo a lo que Blas de Valdelomar y Verdugo, el teniente de Guarda, consideraba que era un proceso de degradación constante

«pues sucede que, así por la incuria de los tiempos como por las humedades de el río, salitroso de el sitio y ahora últimamente por un leve incendio de caso fortuito, padece la dicha casa algunas ruinas no mui costosas para su reparo, pero precisas de reparar para poder habitar la casa»

Su carta, y la consiguiente petición de licencia para iniciar los reparos, llegaron a Madrid a finales de julio. Acto seguido, el Consejo inició toda una serie de averiguaciones que perseguían conocer con detalle no sólo las causas que originaron el fuego, sino el estado general de aquel complejo.

Plano de situación de la Casa de los Guardas y del molino de El Navarro

En realidad, la Casa era mucho más que una simple vivienda.  

Gracias a la visita e inspección que realizaron dos alarifes daimieleños nombrados por el Consejo, podemos conocer algunas de las dependencias de que disponía aquel edificio. Se sabe, por ejemplo, que el «cuarto quemado» medía once varas de largo por cuatro de ancho (unos treinta metros cuadrados). Para su reforma, por haber quedado sus tapias «muy destrozadas por el fuego», se presupuestaron más de mil trescientos reales, que se emplearon en comprar tirantes, costaneras y clavazón, en levantar unas nuevas tapias y en colocar una puerta nueva.  

Junto a la cámara que se había quemado, la Casa disponía de otras dependencias. En realidad, no habían resultado afectadas por el fuego, pero los alarifes no dudaron en declarar que amenazaban ruina «por lo pasado y podrido de todas sus maderas, [así] como por lo destrozado que está todo el lienzo que mira a la parte de la casa».

No era menos urgente reformar los «cuartos principales». Sus chimeneas se estaban hundiendo y era necesario revocarlas con yeso y reforzarlas con ladrillo. También había que poner puertas nuevas y reponer las tejas. La situación del dormitorio era igualmente mala. Su tejado tenía que recorrerse al completo y «echar una cadena de ladrillo por el combate de los aires”.

La Casa disponía de otras dependencias. La despensa necesitaba de un postigo nuevo y de una ventana, «que no la tiene». A juicio de los albañiles, era necesaria para mantener en buen estado de conservación «los víveres que se previenen todas las semanas”.

Finalmente, el oratorio. Como ocurre con el resto de las dependencias, nada se dice de su ubicación exacta. La reforma de aquella pequeña capilla no se estimó urgente; tampoco se presupuestó de manera desaforada: apenas ciento ochenta reales —mano de obra incluida— debían ser suficientes para poner nuevas baldosas, enlucirla con yeso y reemplazar las bisagras de la puerta.

Fachada de la Casa de los Guardas. Fuente: Proyecto Paisajes de Tierra y Agua

Lo que sí planteó algunos más problemas fue la cerca exterior. Todo indica que el deterioro no estuvo causado por el fuego, sino, más bien, por el paso del tiempo y por la perniciosa incidencia de la humedad. El caso es que su circuito, de doscientas cuarenta y seis varas, necesitaba una intervención urgente. No bastaban unos simples retoques. Había que demolerla y levantarla con un cimiento que sobresaliera del terreno hasta una vara, que tuviese tres cuartas de grueso de cal y canto y un «galápago» de piedra y cal para asegurar su «permanencia».

Tras aquella descripción y una vez que el informe de los alarifes fue estudiado en Madrid, el Consejo autorizó el pregón y toma de posturas para adjudicar los trabajos. El maestro albañil a quien se adjudicó la intervención rebajó el presupuesto inicial en más de un veinte por ciento, cifra que, a juicio del Consejo, era más que suficiente para autorizar el inicio de las obras, que debieron comenzar a finales del verano de 1734.

Había pasado más de un año desde el incendio. Durante aquel tiempo, el Consejo también trabajó en el esclarecimiento de lo sucedido con el fuego. Desde enero de 1734, se sucedieron toda una serie de declaraciones que terminaron por aclarar la causa final. Molineros, trajinantes y labradores intentaron aportar su versión y todos ellos coincidieron en su versión de los hechos: la culpa fue de… UN GATO.

Para saber lo que pasó, no cabe mejor testimonio que el de uno de los testigos. Su nombre era José Barón y trabajaba como «ayudador» en el molino de El Navarro. El joven vio cómo la Casa comenzaba a arder y

 “partió lo más presto que pudo por si auia que remediar, considerando que los guardas no estarían en la casa por ser día domingo y era costumbre yrse sábado en la tarde a remudar y ber misa en Daymiel, donde son vecinos.

Y luego que llegó, bio no aber gente en la casa y que el fuego hera un corrido de carrizo a los estremos della y de donde podia venir ruina a todo, por lo que se animó el testigo, destejó y cortó parte del quarto ynmediato, aiudadera de Luis de Galiana que era en el camino y no pudieron conseguir dejase de arder dicho corrido.

Y pasando a esaminar de donde pudo prouenir el fuego no hallaron motiuo respecto destar la lumbre en lo interior de la casa y mui distante envuelta. Y el casero, según dijo después de mucho rato, que llegó hauer misa en la casa de Flor de Ribera, propia de los padres de la Compañía de Jesús. Y lo que discurrieron y tienen por sin duda que [fue] causa del fuego no pudo ser otra que entender algún gato en la lumbre subir a dicho corrido y arderse el carrizo porque de otra suerte hera imposible no auiendo gente en la casa ni bístola pasar el testigo…”

Un GATO…


Un comentario en “La culpa fue del gato”

Comentarios cerrados.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search