Las lagunas de Daimiel

Si alguien abre una de esas aplicaciones que ofrecen vistas satelitales y observa con calma el término municipal de Daimiel, descubrirá cómo en su extremo noroccidental, en medio de tonos ocres y marrones afloran tres manchas grisáceas, casi blanquecinas. Son las lagunas de Daimiel, situadas entre el casco urbano y el río Guadiana, de las que poco o nada queda a día de hoy. Si alguien pasea por el pueblo y pregunta a algún vecino por Escoplillo, La Albuera o La Nava es fácil que la respuesta dirija al curioso paseante a las afueras del pueblo, al norte del casco urbano. Allí se ubica un conjunto de calles cuyos nombres remiten a aquellas “charcas” que tan importantes fueron hace siglo. Incluso hay un colegio —el más reciente de la localidad—al que La Albuera le presta el nombre. Entre aquellas calles, por cierto, también están las de Navaseca —otra laguna— y, cómo no, la de Zacatena. Es muy probable que si ese vecino es joven —pongamos por caso que menor de treinta años— su respuesta quede ahí. En su memoria personal, en su historia particular, Escoplillo y Albuera son solo calles. Nada más.

Las lagunas de Daimiel desaparecieron prácticamente al completo entre los años setenta y ochenta del siglo XX, cuando la bajada del nivel freático del acuífero 23 las condenó a convertirse en tierras de labor, solo puntualmente rezumantes de agua en años especialmente lluviosos. Desde entonces, aparecen camufladas en el paisaje, cultivadas —generalmente con cereales—, silenciosas, sin apenas mostrar evidencia de lo que fueron. El único rastro visible de su pasado acuático, de su dependencia del acuífero y de su relación con el terruño es, precisamente, el color blanquecino de lo que, en tiempos, fue el fondo de sus vasos. 

Su dependencia del acuífero ya era intuida por los daimieleños del siglo XVI. En las Relaciones Topográficas, los ancianos daimieleños que contestaron a Felipe II, lo afirmaban sin ningún género de dudas, pues

“tienese por cierto que son aguas que se reçuman de Guadiana, porque quando el río de Guadiana creçe, creçen, y quando desmengua, menguan ellas..”

Durante el Antiguo Régimen, las más importantes fueron tres. Las propias Relaciones, en su capítulo vigésimo tercero, dan cuenta de ellas. La primera era la de La Albuera, situada entre los caminos de Molemocho (actual carretera de acceso al P.N. de Las Tablas) y de Puente Navarro (hoy carretera CM-4114 o “de Malagón”): 

“questá media legua del dicho pueblo, pequeña, hacia poniente; es redonda, algo prolongada, tendrá de zerco media legua buena, es fonda y andan por ella en barcos y caçan en ella aves del agua quando se mancan en los meses de julio y agosto” 

Era la más grande de todas, cuyo nivel de encharcamiento hacía que tuviese entre cuatro y cinco kilómetros cuadrados y varios metros de profundidad en su centro, pero la más sometida al estiaje veraniego. 

Localización de las lagunas de Daimiel

“Haçia setentrión, declinando un poco al poniente” estaba la de Escoplillo; “es casi redonda [y] terná de çercuito un cuarto de legua”. Finalmente, la de La Nava, “en medio del poniente y del mediodía”. Las Relaciones informan de que esta la era la única en la que se echaban las redes “pues en las otras dichas no se pesca cosa ninguna”. Aunque no hay motivo para desconfiar de los redactores de la encuesta filipina, es raro que aquellas lagunas no proporcionasen nada. No en balde, en el siglo XVIII, el Catastro de Ensenada menciona las tres lagunas como pesquerías propias de la villa.

El aprovechamiento económico de las lagunas de Daimiel no se agotaba con la pesca. Todo indica que la riqueza de las lagunas se ligó al regadío. Así lo atestigua el testimonio que sitúa 

“huertas cerca de unas lagunas grandes que a menos de media legua están de esta villa que se dicen el Albuhera y otra Escoplillo y otra la Nava; que esta de la Nava está una buena legua de esta villa, y como con las lagunas está cerca el agua se crían en estas huertas cáñamo y melones, pepinos, cohombros en gran cantidad, y en algunas de ellas hay árboles de higueras que llevan muchos higos y algunos membrillos”.

Curiosamente, las Relaciones no mencionan la laguna de Navaseca, en parte porque, al contrario de lo que ocurre hoy, en la Edad Moderna era la que tenía un régimen más estacional. Es esta la más espectacular de las concentraciones de agua que jalonan el término de Daimiel. Navaseca está situada a poco más de dos kilómetros del casco urbano en dirección al antiguo molino harinero de El Nuevo de Curenga, por el camino homónimo. Al contrario de lo que ocurre hoy, en la Edad Moderna, Navaseca tenía un régimen estacional y permanecía seca durante gran parte del año, lo que permitía que sus tierras fueran cultivadas. La etimología de su propio nombre confirma ese régimen: nava-seca.

Vista de la laguna de Navaseca. 2013. Foto: Proyecto Paisajes de Tierra y Agua

En la actualidad es la única permanente, en parte porque su régimen natural ha sido alterado —esta vez para bien— gracias a los aportes que recibe de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Daimiel. La EDAR se ubica en el flanco sudoccidental de la laguna, justo al final de un canal, hoy soterrado, que discurre paralelo a la Cañada de la Herradora  y conduce a una balsa de tormentas, que desde 2017 evita vertidos accidentales y regula el flujo de la propia depuradora.

A su vez, ese camino toma su nombre del arroyo homónimo, que era la salida natural de la laguna hacia el Guadiana, pero que hoy se encuentra clausurada para facilitar el vertido de las aguas limpias a la laguna. Es así como se ha conseguido generar un espacio singular, con un enorme atractivo medioambiental y paisajístico que cuenta con rutas que pueden realizarse a pie, caballo o bicicleta y ofrece un espacio sin igual a los amantes de la naturaleza en general y de la avifauna en particular. 

Flamencos en la laguna de Navaseca en 2013.


Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search