Zacatena en las jornadas de Historia de Daimiel

El pasado 29 de octubre  de 2020 dábamos cuenta de la participación de nuestro proyecto en las VI Jornadas de Historia de Daimiel, que iban a tener lugar en el Museo Comarcal de esa localidad entre los días 5 y 26 de noviembre. La pandemia y las restricciones que llevó implícitas el intento de limitar su expansión, provocaron que el Ayuntamiento y el Museo decidieran aplazar la celebración de ese ciclo a la espera de que pudieran darse unas condiciones más apropiadas para ello.

El avance de la vacunación, la mejora de las expectativas y el relativo control del COVID-19 (nunca en suficiente) han empujado a Ayuntamiento y Museo a retomar la celebración de las charlas que estaban previstas para el otoño.

Las VI Jornadas se reiniciaron el pasado 28 de mayo y tendrán lugar hasta el próximo día 25 con un programa casi calcado al que estaba previsto en 2020 y con la participación de un nutrido grupo de especialistas que analizarán diferentes aspectos del pasado de Daimiel y su comarca.

Cartel anunciador de las VI Jornas de Historia de Daimiel. Fuente: Museo Comarcal de Daimiel

Nuestro proyecto participado en dicho encuentro con una conferencia en la que se analizaron los pormenores que rodearon a al amojonamiento del río Guadiana en 1753 y 1754. El apeo del río fue una de las derivadas de la obra de drenaje y desaguado del río, que fue encabezada por el ingeniero militar Manuel de Navacerrada y que ha sido estudiada por Alberto Celis Pozuelo.

Aquel proyecto dio como resultado la delimitación de la obra y la configuración de lo que se pretendía que fuera el cauce del “nuevo” Guadiana. La operación, que fue analizada en el transcurso de la charla, dio como resultado la desecación de importantes parcelas del territorio comprendido entre los Ojos y el molino de Puente Nolaya en término de Ciudad Real. Los efectos de aquel gran drenaje fueron especialmente visibles en Zacatena. 

Diapositiva de la presentación. Fuente: Proyecto Paisajes de Tierra y Agua

El deslinde de la Real Dehesa se hizo de manera paralela —pero independiente— de el del río y dio como resultado el drenaje de gran parte del terreno que mantenía inundados muchos de los quintos de aquel enclave. Los efectos se extendieron a prácticamente todas las parcelas de la dehesa, pero fueron especialmente visibles en la zona de entrerríos, la más afectada por las inundaciones, pues era allí donde el Guadiana y el Cigüela se unían. 

Los trabajos del ingeniero Navacerrada consiguieron desecar más de 7000 hectáreas, de las cuales casi el cuarenta por ciento estaban dentro de los límites de Zacatena. Por desgracia, las fuentes no son muy explícitas en ese sentido, pero es de suponer que el resto de superficie drenada se situó tanto aguas abajo como aguas arriba de la dehesa. 

Un momento de la charla. Fuente: Daimiel Noticias

En el transcurso de la conferencia se analizaron los datos disponibles, se apuntaron hipótesis sobre la distribución de esa superficie y se analizaron los posibles motivos que dieron lugar a la realización y culminación exitosa de una obra como la que dirigió el ingeniero Navacerrada. También se expusieron algunas conclusiones —aun provisionales— acerca de la perdurabilidad de la obra, cuyos efectos no fueron tan visibles en el corto y medio plazo debido a la fragosidad y potencia que, aún en la época, tenía el propio río Guadiana. 


Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search