Los incendios y la dehesa

Los incendios forestales parecen asociados a la llegada del verano. Es verdad que no son exclusivos de esta estación, pero no lo es menos que es durante los meses estivales cuando su número se multiplica y su virulencia y carácter destructivo se manifiestan con mayor claridad. 

Las condiciones ambientales son claves en ese sentido. Se suele esgrimir el famoso 30-30-30 como la principal causa de los incendios que acaecen en verano. La Regla del 30 establece que los incendios empeoran su pronóstico cuando confluyen tres condiciones meteorológicas muy concretas: temperaturas por encima de 30 grados, rachas de viento iguales o superiores a los 30 km/hora y humedad relativa del aire inferior al 30%. Lo cierto es que apenas el 35% de los incendios forestales se dan bajo esas condiciones. Ello no es óbice para que deba tenerse muy presente que es bajo esos parámetros cuando el peligro de se hace mayor y cuando la posibilidad de llegar a un escenario difícil de controlar es más evidente. 

En todo caso, las condiciones ambientales no lo son todo. También influyen otros factores. El factor antrópico es uno de ellos y lo es tanto por acción como por omisión. Nadie puede negar la influencia de los incendios provocados directamente por la acción del hombre: actitudes irresponsables, negligencias, errores, descuidos… son causa de muchos incendios. Pero no es menos cierto que, junto a la acción directa, también hay un importante vector indirecto. La creciente modernización del mundo agropecuario, el progresivo abandono del campo y de las formas tradicionales de pastoreo han determinado que gran parte de la superficie forestal de nuestro país presente unas condiciones óptimas para convertirse en presa fácil de las llamas, especialmente en una zona tan sensible como el medio Mediterráneo.

La sensación general es que, en nuestro país, los incendios forestales cada vez son mayores, se repiten con más frecuencia y afectan a superficies cada vez más grandes. Sin embargo, su impacto, en las últimas décadas, ha sido variable, tal y como demuestran las cifras aportadas en 2017 por Fernando Prieto

Esa variabilidad se debe a diferentes causas. El número de incendios no lo es todo. También debe tenerse en cuenta la superficie afectada, el tipo de vegetación calcinada o la calificación ambiental de los terrenos afectados. 

Los incendios también afectan a las superficies de pasto. Hace unos días, los vecinos de Madrid se despertaban con la noticia de que la Dehesa de la Villa había sufrido un incendio —al parecer provocado— que se ha visto agravado por las ramas, troncos y cubierta forestal acumuladas en la zona durante la primavera debido a los trabajos de reordenación y adecentamiento que siguieron al temporal Filomena.

Imagen de una de las zonas afectadas en el incendio de la Dehesa De la Villa. FUENTE: ElDiario.es (SomosTetuan)

El caso madrileñño es anecdótico (apenas han ardido seis hectáreas), pero nos trae a la memoria la importancia que el bosque y los recursos forestales tuvieron durante el Antiguo Régimen (y hasta no hace tanto) para una ciudad como Madrid. De hecho, la actual Dehesa de la Villa es sólo una parte del primitivo enclave, del que se tienen noticias, desde el siglo XII.

Panorámica de la Dehesa de Villa y de la Ciudad Universitaria de Madrid. FUENTE: ElDiario.es (SomosTEtuan)

Más importante ha sido el reciente fuego que ha afectado a Castilseras (18 de julio de 2021).  Al igual que Zacatena, Castilseras fue una dehesa de la Orden de Calatrava. Está situada en los términos de Almadén, Alamillo y Almadenejos, en el extremo occidental de la actual provincia de Ciudad Real. Sus nueve mil hectáreas (superficie similar a la de “nuestra” dehesa) la convirtieron en un lugar estratégico para la propia Orden y, posteriormente, para el Estado español, su propietario desde finales del siglo XVIII. Gran parte de ese valor residió en su cercanía a las minas de azogue de Almadén. 

Hace unos días nos despertábamos con la noticia de que la dehesa de Castilseras había sido presa de las llamas, casi con toda probabilidad a causa del accidente previo de un camión. Las primeras estimaciones hablan de una superficie quemada cercana a las 2000 hectáreas, casi una quinta parte de su extensión.

Incendio de Castilseras. FUENTE: LanzaDigital

Tales cifras nos retrotraen a 1986, cuando los terrenos de Zacatena sufrieron el mayor incendio del que se tiene noticia en Las Tablas. En aquella ocasión, la movilización de medios fue total. La prensa de la época informa de la participación de dotaciones de bomberos del Ayuntamiento de Daimiel, de la Diputación Provincial de Ciudad Real y de hasta tres hidroaviones. En aquella ocasión, el fuego —al parecer provocado— devoró más de seiscientas hectáreas y se cebó con la parte central y meridional del Parque, que, en gran medida, coincide con su parte visitable (las famosas pasarelas de madera).

Imagen del incendio que afectó a Las Tablas de Daimiel en 1986. Fuente: Agencia EFE

Lo cierto es que, durante la Edad Moderna, Zacatena fue testigo de incendios de muy diversa consideración. Es complicado establecer con precisión el efecto de dichos episodios sobre la dehesa, pero no es raro encontrar en la documentación ejemplos de que el fuego también estuvo presente en su día a día. Hace unas semanas dábamos cuenta de cómo en el siglo XVIII la Casa de los Guardas fue presa de las llamas. No fue el único caso. Gracias a la documentación de la Orden de Calatrava (custodiada, como sabemos, en el Archivo Histórico Nacional) sabemos que durante los siglos XVI, XVII y XVIII, el Guarda Mayor de Zacatena, el gobernador de Almagro, el alcalde mayor de Daimiel y los jueces y fiscales del Consejo de las Órdenes, entendieron sobre episodios de diversa consideración en los que el fuego fue protagonista.

Hasta ahora no tenemos constancia de grandes incendios. El archivo no habla de grandes episodios, ni de situaciones calamitosas, lo cual no quiere decir que no los hubiese. La mayor parte de las veces fueron casos concretos en los que las llamas se propagaron a causa de las fogatas hechas para eliminar ramas secas o para favorecer la desaparición de hierbas perjudiciales y la regeneración de pastos. En otras ocasiones, los responsables fueron los pastores, que encendían hogueras en sus majadas para minimizar los efectos del frío o cocinar tras largas jornadas de tránsito y pastoreo por la dehesa. A veces se dan casos puntuales de furtivos que fueron descubiertos, precisamente por esas fogatas. Incluso, consta también que algunos fuegos eran aprovechados para obtener ceniza con la que fabricar jabón. Son ejemplos que, de nuevo, nos hablan del día a día de Zacatena y de un fluir de episodios cotidianos que hacían de aquel lugar un espacio de lleno de vida. 


Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search