¡Daimiel, tenemos un problema!

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF en sus siglas inglesas) acaba de publicar el informe EL ROBO DEL AGUA. Cuatro ejemplos flagrantes del saqueo hídrico en España, que analiza la situación por la que pasan cuatro de los acuíferos más importantes de España. El texto, de casi cuarenta páginas, pasa revista a los acuíferos situados en los entornos de Doñana (cuenca del Guadalquivir), Campo de Cartagena (río Segura), Los Arenales, en Castilla y León (Duero), y el Alto Guadiana.

Aunque el escenario descrito para los otros espacios estudiados no es menos halagüeño, tanto el acuífero 23 como el Alto Guadiana (hoy dividido en las masas de agua Mancha Occidental I, Mancha Occidental II y Rus-Valdelobos) son presentados en dicho como el caso más flagrante de deterioro de la calidad y cantidad de sus recursos hídricos en nuestro país.

Mapa 1. Cartografía de las Masas de Agua Subterránea en La Mancha.
FUENTE: Comunidad de Usuarios Masa de Agua Subterránea Mancha Occidental I. Disponible aquí

Evidentemente, llama la atención el dato estimado de extracciones ilegales, muy similar al observado en Los Arenales, en la ribera del Duero. Tanto es así que Daimiel es considerado el «epicentro del robo de agua». Y no es para menos. Según el estudio, la comarca de Las Tablas dedica casi 175.000 hectáreas al riego, de las cuales, más de 51.000 son ilegales.

El problema, como indica el propio informe de WWF, es que la administración «no sabe cuánta agua se extrae de pozos por encima de lo autorizado, porque no tiene capacidad de medir todas las extracciones». Sus cifras, por tanto, son indicativas. Sin embargo, no esconden un problema real, que trasciende lo puramente ambiental y que corre ciertos visos de convertirse en un conflicto social y económico.

Como bien indica el texto de WWF, comienza a generalizarse la idea de que regar al margen de las concesiones legales, aprovechar los pozos no registrados o alterar el funcionamiento de los caudalímetros es «rentable». Esa situación ha llevado a que muchos agricultores que son respetuosos con la norma se vean en una situación de inferioridad y de competencia desleal con los que incumplen la norma, lo cual, de manera indirecta, puede dar lugar a nuevos intentos de fraude

Mapa 2. Distribución de extracciones legales e ilegales en los acuíferos estudiados por WWF (datos 2019).
FUENTE: Agua. ¿Qué es el robo del agua? WWF. Disponible aquí

Es cierto que los datos ofrecidos por WWF no son homogéneos en todas las demarcaciones estudiadas, especialmente en los relativo a los volúmenes de extracción total (legal e ilegal), lo cual dificulta un estudio comparativo más profundo. No obstante, el informe publicado por la asociación ambientalista sí contiene informaciones lo suficientemente relevantes como para que, a partir de ellas, pueda afirmarse que la situación del Alto Guadiana es dramática. La comarca no solo es la que más recursos esquilma, sino también la que consume más agua por kilómetro cuadrado, lo cual también habla también de una gestión ineficiente de las extracciones. 

En total, el informe estima que, durante el año 2019, en La Mancha se extrajeron 342,95 hm3, de los cuales 92,39 (un 27%) fueron obtenidos al margen de la ley. Sin embargo, la situación no queda ahí. El agua extraída en el entorno de Las Tablas es tanta que excede al volumen máximo autorizado por el Plan Hidrológico del Guadiana, que se estimó en 199,22 hm3.

El resultado es un déficit de 143,73 hm3 (un 72% del volumen máximo permitido), cifra que confirma «el amplio incumplimiento de los regímenes de extracciones» (p. 30).

El dato es alarmante porque supone que en el Alto Guadiana no solo se está extrayendo agua de manera ilegal, sino que la que se extrae conforme a la norma supera en 51,34 hm3 la cantidad máxima autorizada por el propio plan.

Por tanto, las cifras que verdaderamente invitan a la reflexión son las referentes a la superficie regada, que, en el caso de nuestra comarca, alertan sobre otro gran problema que afecta al entorno de Las Tablas de Daimiel: la sobreexplotación del acuífero. Las cifras son lo suficientemente indicativas: con una superficie un 20% menor que la comarca situada inmediatamente después de ella (precisamente Los Arenales), las tierras del Alto Guadiana se riegan con más agua que la empleada de manera conjunta en los otros tres espacios estudiados (véase tabla 1). 

El informe también pone de relieve que gran parte del agua utilizada corresponde a los cultivos leñosos, especialmente los de viñedo, recurso que en la región manchega ha sido tradicionalmente asociado al secano y sobre el que se están operando cambios y reestructuraciones en busca de un sector más orientado a la calidad que a la cantidad.

Gráfico 1. Estimación de extracciones en el Alto Guadiana por tipo de cultivo (en hm3)
FUENTE: Bea Martínez, M.; Fernández Lop, A.; Gil, T.; Seiz Puyuelo, R. y cols. (2021). El robo del agua. Cuatro ejemplos flagrantes del saqueo hídrico en España. WWF España, p. 28 (tabla 7)
Gráfico 2. Estimación de superficie regada en el. Alto Guadiana por tipo de cultivo (en ha)
FUENTE: Bea Martínez, M.; Fernández Lop, A.; Gil, T.; Seiz Puyuelo, R. y cols. (2021). El robo del agua. Cuatro ejemplos flagrantes del saqueo hídrico en España. WWF España, p. 28 (tabla 7)

Por su parte, los herbáceos de primavera verano, que son especies con una dotación hídrica media bruta alta (superior a 5000 m3/ha). han reducido su presencia en la comarca, con respecto a décadas precedentes, al menos en términos generales, aunque hay excepciones puntuales cuyas cifras pueden variar en función de la coyuntura y la demanda de cada año

Las hectáreas dedicadas a estos cultivos se sitúan en proporciones débiles y también son muy reducidas las que escapan al control de las administraciones y de la ley, aunque al tratarse de productos que demandan mucha agua aumentan el porcentaje de volumen de agua que les corresponde con respecto a la superficie que ocupan.

Por el contrario, y como se ha señalado ya, las mayores superficies cultivadas corresponden a la vid (leñosos) y a las herbáceas de primavera, que juntas, aglutinan casi el 90% de la superficie cultivada. Por ello, no extraña que también sean los cultivos en los que se concentren las mayores superficies regadas de la manera ilegal (casi el 28% de la superficie cultivada), aunque, al contrario que ocurre con las herbáceas, el volumen de agua que emplean es menor en relación con las superficies destinadas a su cultivo. 

En definitiva, estamos ante un escenario mucho más complejo de lo que puede dar a entender el titular de prensa con el que nos desayunamos ayer. Es cierto que la sustracción de agua en nuestro país es un problema y no es menos cierto que, en un escenario dominado por el cambio climático y por la cada vez menor presencia de la lluvia, ese hurto consttiuye un problema que hay que atajar.

Sin embargo, el problema no solo es el agua robada. Gran parte del aprieto al que se enfrenta nuestra sociedad está en el agua extraída, sea de manera legal o ilegal. Y es que, regar legalmente no siempre es regar eficazmente ni con la mirada puesta en una gestión eficaz del recurso

La comarca del Alto Guadiana es, sin lugar a duda, uno de los lugares donde se puede observar esa situación y no se trata de una cuestión que pueda ser atajada con facilidad. Los intereses económicos son muy diversos, especialmente en una zona que se enfrenta al fenómeno de la despoblación. Tampoco ayuda a actitud política, cambiante y no siempre coherente. Urge, pues, analizar medidas de futuro, pero esa urgencia debe ser pausada. Bajo ese oxímoron se esconde un problema: la necesidad de retener riqueza y población; de crear valor añadido y de proporcionar herramientas de desarrollo a una región que siempre ha vivido con y del agua, pero que se enfrenta al dilema de usar cada vez menos ese recurso para asegurar su propia supervivencia.

Zona de pasarelas en Las Tablas de Daimiel
FUENTE: EL PAIS (Santi Burgos)

Sin embargo, el problema no solo es el agua robada. Gran parte del aprieto al que se enfrenta nuestra sociedad actual está en el agua extraída, sea de manera legal o ilegal. Y es que, regar legalmente no siempre es regar eficazmente ni con la mirada puesta en una gestión eficaz del recurso

La comarca del Alto Guadiana es, sin lugar a duda, uno de los lugares donde se puede observar esa situación y no se trata de una cuestión que pueda ser atajada con facilidad. Los intereses económicos son muy diversos, especialmente en una zona que se enfrenta al fenómeno de la despoblación. Tampoco ayuda a actitud política, cambiante y no siempre coherente. Urge, pues, analizar medidas de futuro, pero esa urgencia debe ser pausada. Bajo ese oxímoron se esconde un problema: la necesidad de retener riqueza y población; de crear valor añadido y de proporcionar herramientas de desarrollo a una región que siempre ha vivido con y del agua, pero que se enfrenta al dilema de usar cada vez menos ese recurso para asegurar su propia supervivencia.

¡POR FAVOR! NO SE OLVIDEN DE LAS TABLAS