¿Un «nuevo» Guadiana a finales del siglo XVIII?

A mediados del siglo XVIII, la Corona intervino en el cauce alto del Guadiana para desecar su ribera y aumentar las tierras de cultivo y pasto. La obra, reclamada por las elites locales de la localidad de Villarrubia —situada al norte de la ribera—, persiguió reducir la superficie inundada por el agua del río para proporcionar más tierras de pasto a los ganaderos comarcanos. El estudio de aquella obra fue acometido inicialmente por Arroyo Ilera, quien puso de manifiesto la importancia de aquel proyecto para la comarca de Daimiel y para la Real Dehesa de Zacatena. Más tarde, Celis Pozuelo insistió en que la intervención en el cauce del río supuso un antes y un después en la particular historia del entorno de lo que hoy son Las Tablas de Daimiel, hasta tal punto que en ella se situaron «las raíces históricas de su desecación».

La obra se ha puesto como reflejo del antagonismo entre molineros y ganaderos en un contexto dominado por el deseo regio de aumentar los ingresos estatales. Y no es erróneo pensar en aquel escenario. Como tampoco lo es admitir que supuso un evidente e intencionado intento de alterar las condiciones naturales del Guadiana.

Cauce del río Guadiana aguas arriba del molino de Zuacorta (7.2.2014) . [Fotografía: F. J. Moreno]

Cosa bien distinta es dar por sentado que el proyecto que diseñó el ingeniero militar Manuel de Navacerrada fuera perdurable en el tiempo y que sus logros fueran totalmente irreversibles. La desecación de las márgenes del Guadiana no solo pretendía disminuir la influencia del río, sino reordenar los recursos naturales de la comarca. Al mismo tiempo, fue el preludio político e institucional a la enajenación de Zacatena, que fue entregada a manos privadas tan solo unos años después. El marco general en el que tuvo lugar aquella intervención ha sido descrito por los autores mencionados, pero aún faltaban por conocer cuestiones que resultan de interés para observar en el medio y largo plazo el entorno de Zacatena y para calibrar el éxito de la empresa apadrinada por el gobierno de Fernando VI. 

Recientemente nuestro grupo de investigación ha publicado un artículo en el que se intenta dar respuesta a esas interrogantes. En el texto se analiza el resultado de aquella operación y se toman como referencia las diferentes actuaciones que se desarrollaron en el río durante los años cincuenta del siglo XVIII. Primero se repasa el deslinde ejecutado tras la obra y se examina el estado general en el que quedó la vega del río tras el drenaje de sus márgenes. A partir de ahí se analizan cuestiones de tipo social y económico, que insertan tanto la obra como su propio resultado en el marco institucional y jurisdiccional de la comarca calatraveña. Para ello se estudian los cambios experimentados en la propiedad de los molinos harineros que jalonaban el cauce del Guadiana, se repasa el proceso de reforma de algunos de ellos y la enajenación de otros, escenario en el que la «perdedora» —relativa— fue la Orden de Calatrava. 

Guadiana Puente Navarro 2021
Río Guadiana junto a la actual presa de Puente Navarro. 18.11.2021 (Fotografía: F. J. Moreno)

Posteriormente, se analizan las transformaciones paisajísticas que tuvieron lugar como consecuencia de la intervención en el río y de la intensificación de los efectos antrópicos en el mismo. Ese aspecto concreto constituye otra de las aportaciones nucleares del articulo. La documentación de tipo histórico que se ha analizado en diferentes archivos nacionales, regionales y locales demuestra que la obra de desecación del Guadiana produjo dos efectos muy claros. 

El primero de ellos fue el aumento de la conflictividad. Los problemas se manifestaron de una manera doble. Primero entre la Corona y los linderos de las nuevas tierras ganadas al río. Una derivada de aquellos roces fue el intento de los concejos —principalmente los de Daimiel y Ciudad Real— de preservar las prerrogativas comunales de sus ganaderos locales. Esa «lucha» fue el leiv motiv que enfrentó a los ayuntamientos con la Corona, que en el proceso privatizador se vio obligada a reservar y asegurar lugares específicos de abrevadero, en los que los ganados locales pudieran pastar de manera libre.

Río Guadiana desde las ruinas del molino de Griñón. 27.12.2012 [Fotografía: F. J. Moreno]

El otro gran foco de problemas lo constituyó el choque entre los molineros y los nuevos propietarios. La real obra de desaguado del Guadiana aseguró un descenso del nivel de encharcamiento generado por el río en el entorno de lo que hoy son Las Tablas de Daimiel. Aquella reducción se hizo a costa de la eliminación de algunos molinos (como por ejemplo el del Navarro) y de la bajada de la altura de otros, tal y como ocurrió en Molemocho y Zuacorta o en Calatrava y Puente Nolaya, aguas abajo de Zacatena. Para ello fue necesaria una importante inversión de recursos humanos y, sobre todo, económicos, que, no obstante, no fueron continuos en el tiempo.

El resultado de aquel proceso fue un evidente retroceso de la obra proyectada por el ingeniero Navacerrada, que ya era evidente en el momento de la venta de Zacatena, tal y como demuestran los datos cedidos por el profesor Francisco Fernández Izquierdo —a quien agradecemos su deferencia— para la realización del trabajo que nos ocupa. Como consecuencia de aquellas mermas, en el tramo final del siglo XVIII el agua volvió a ganar terreno en el Guadiana y en el entorno de Zacatena, en gran medida por la desidia de la Corona, pero también por la presión de los propietarios de los molinos. 

Todo ello apunta a que las condiciones naturales y ambientales resultantes del proyecto de desecación del Guadiana fueron efímeras y no pudieron perpetuarse de manera visible en el tiempo. Cierto es que el Guadiana comenzó a ser encajonado y que se inició el proceso de «domesticación» de sus aguas, pero esas mismas aguas todavía constituían por aquel entonces un elemento ciertamente vital y poderoso. Solo una actuación constante —que no fue tal—, una inversión económica permanente —que tampoco se dio— y una paz social —que no siempre fue posible— podrían impedir que el medio dejase de plantar cara a los intentos de intervención antrópica y todo indica que, en el siglo XVIII, aún era pronto para que todos aquellos factores ganaran la batalla a la naturaleza.


Un comentario en “¿Un «nuevo» Guadiana a finales del siglo XVIII?”

Comentarios cerrados.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search