Limpiando Las Tablas

Durante el verano de 2022, el humedal afronta unas obras que son necesarias para su regeneración y futura conservación

El paso del tiempo no perdona. Tampoco en Las Tablas de Daimiel. El impacto de la actuación humana y los cambios producidos en el ecosistema del lugar como consecuencia de su propia dinámica natural han dado lugar a transformaciones, poco visibles en el día a día, pero que, vistas con una perspectiva temporal de medio y largo alcance resultan muy significativas. Ahí están la recurrente sequía y la progresiva desaparición del arbolado que formaba parte de Zacatena, la dehesa que rodeaba el ahora Parque. También la roturación de ese bosque mediterráneo y la extensión de los cultivos, acaso el mejor espejo de la acción humana.

Atardecer en Las Tablas de Daimiel (4.8.2022). Foto: F. J. Moreno

Otro de esos procesos ha sido la colmatación de la cubeta de encharcamiento del Parque con sedimentos de diverso tipo, desde algas a carrizo y materia orgánica de diversa procedencia. La acumulación de depósitos y la extensión, prácticamente sin control, de especies vegetales, ha provocado que, con el paso del tiempo, el «suelo» de las tablas haya subido su nivel. Se trata de un crecimiento anómalo, que es cierto que responde a la dinámica natural del enclave, pero que debía ser corregido con actuaciones antrópicas, porque, en realidad, Las Tablas hace tiempo que no se rigen por un funcionamiento totalmente independiente de la mano del hombre.

De ello dio cuenta a finales de 2021 un informe elaborado por el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSCI) a través del equipo de investigación liderado por Salvador Carrillo. En dicho memorándum se proponían diversas actuaciones para “limpiar” Las Tablas y devolver el enclave a un estado más cercano a su realidad histórica y ambiental previa a la agresiva actuación del hombre que se viene dando en el lugar desde mediados del siglo XX. El citado informe fue examinado y aprobado por el Patronato del P.N. de Las Tablas de Daimiel a comienzos del mes de diciembre de ese mismo año y, según la página de información local Daimiel Noticias, únicamente contó con el voto contrario del colectivo Ecologistas en Acción.

Cartel de aviso de entrada en zona de obras en las inmediaciones del molino de Molemocho (4.8.2022). Foto: F J. Moreno

Tras las pertinentes actuaciones burocráticas, las obras para “restaurar” Las Tablas han dado comienzo a finales del mes de julio de este año (2022). El objetivo es asegurar el valor ecológico del lugar y paliar los estragos e incomodidades provocados por el paso de los años. Una de las molestias más evidentes eran los malos olores provocados por la descomposición de la materia orgánica, que, durante gran parte del año, acompañaban al visitante del Parque. 

Más allá de lo perceptible, hay otros problemas que pretenden minimizarse con la actuación que se desarrollará durante los meses estivales. Entre ellos, está la acumulación de la masa vegetal que crece en el vaso de inundación de Las Tablas, que, a su vez, es causa del progresivo aumento de sedimentos y de la paulatina reducción del espacio encharcable. No menos importantes son los procesos de concentración de fosfatos y nitratos (eutrofización) que afectan a la superficie encharcada y que daba con un aumento inusual de algas.

Zona afectada por las obras en el entorno de la Isla del Pan.
Arriba año 2012 (foto F. J. Moreno); abajo 2022 (foto: Eva Jiménez Loro, Daimiel Noticias)

Una actuación que no es nueva

Lo cierto es que las obras de limpieza del entorno de Las Tablas de Daimiel no son nuevas y que se remontan a varios siglos atrás. Entre ellas están las que afectaron al tramo del río Guadiana comprendido entre los Ojos del Guadiana y el molino de Griñón a finales del siglo XVIII. Por aquel entonces la pugna entre propietarios de molinos y los oligarcas ganaderos de la comarca alcanzó su punto álgido. A mediados de siglo se habían producido las obras de desaguado del Guadiana, que pretendieron encauzar el río y liberar nuevas tierras para su aprovechamiento agrícola y ganadero. El asunto es bien conocido gracias a diversos trabajos de investigación que dieron cuenta de él y de cómo se desarrollaron sus pormenores. 

Menos conocidas eran, hasta ahora, sus consecuencias. Aunque aún falta mucho por conocer, las fuentes históricas nos muestran un escenario no tan idílico como pretendieron hacer ver los promotores de aquel proyecto de desecación y como esperaban las autoridades de la Orden de Calatrava y los delegados de la administración borbónica. De hecho, y como se ya ha visto en este mismo cuaderno, en la segunda mitad del siglo de las luces la conflictividad en torno al aprovechamiento de las tierras y las aguas del Guadiana aumentó. 

El principal motivo de enfrentamiento fue cómo debía gestionarse el escenario posterior a la desecación e intento de encauzamiento del río. Y en ese aspecto, la conservación de la ribera fue clave. Lejos de permanecer inalterables, en los años que siguieron a la obra de desecación, las orillas y el cauce del Guadiana se auto-repoblaron de masiega y y provocaron el regreso del paisaje típico de la zona. Tanto fue así que, desde la Corona, se promovió una nueva intervención que pretendió liberar de vegetación aquella parte del río. 

Los pormenores y consecuencias de aquellos trabajos se pueden conocer a través de la lectura de este artículo. Sin embargo, y más allá de todo ello, lo importante, en esta ocasión, es poner de relieve que nada es nuevo en la particular historia del Guadiana. De hecho, y aunque no es cuestión de traer aquí el tan cacareado «la historia se repite», sí que es conveniente resaltar que los retos que plantea la naturaleza no son desconocidos, como tampoco deberían ser las soluciones que los hombres del pasado nos ofrecen a través de sus testimonios escritos. Una mirada al pasado nunca sobra.

Ah… ¡por favor, no se olviden de Las Tablas!


Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search